Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Escoger la tarjeta de memoria ideal para almacenar tus fotografías y videos es un tema delicado. En teoría, elegir una suena fácil: la que tenga más capacidad, ¿no? Pues, para saber cuál es la mejor candidata, tendrás que fijarte en muchas otras cualidades y es ahí cuando la cosa se complica un poquito. Por eso, hoy vamos a explorar todas las características que debes considerar para tomar la decisión correcta a la hora de comprar tu próxima tarjeta de memoria.

Para efectos de este artículo, vamos a tomar en cuenta tres factores: tipo de tarjeta (esto abarca capacidades y compatibilidad con las cámaras), velocidad (qué tan rápido procesa los datos) y marcas reconocidas. Asimismo, te daremos algunas recomendaciones para facilitar tu búsqueda. La idea es que conozcas un poco más sobre este tema para que seas capaz de escoger la alternativa perfecta para ti. De más está decir que, antes que nada, debes revisar qué tarjetas de memoria son compatibles con tu cámara.

Bien, ¡empecemos! 🙂

1. Tipos de tarjeta de memoria

Lo primero que debes saber es que las tarjetas de memoria vienen en distintos tipos. Estos se diferencian entre sí por sus velocidades, capacidades, compatibilidad con las cámaras y durabilidad. Los tipos de tarjeta de memoria incluyen las CompactFlash (CF), Secure Digital (SD), Memory Stick (MS), y XQD, además de los formatos SxS y P2 diseñados para cámaras de video. Cabe destacar que existen otros formatos menos comunes como MultiMediaCard (MMC) o xD-Picture Card (utilizado solo en modelos Olympus y Fujifilm muy antiguos). No obstante, vamos a hablar únicamente de los primeros que mencionamos, junto con sus subtipos correspondientes. ¡Comencemos!

CompactFlash (CF)

tarjeta de memoria

Este tipo de tarjetas surgió en 1994 de la mano de la marca SanDisk y ofrece altas velocidades y capacidades hasta 512 GB. Actualmente son utilizadas en cámaras profesionales. Las CF se caracterizan por su forma casi cuadrada, tamaño y durabilidad. Miden 43mm de ancho y 36mm de alto. Asimismo, vienen en dos tipos: I y II. El primer formato es más delgado (3.3mm de grosor) y común que el segundo (5mm de grosor). De hecho, las cámaras que aceptan tarjetas CF usualmente solo admiten de tipo I.

Algunas cámaras compatibles con tarjetas CF son la Canon EOS 5D Mark III (solo CF tipo I) y la Canon EOS 5D Mark IV (solo CF tipo I).

Secure Digital (SD) y sus variantes

tarjeta de memoria sd

Estas son las tarjetas más comunes en cámaras digitales y otros dispositivos. Son utilizadas en cámaras réflex, compactas y sin espejo de, prácticamente, cualquier marca y nivel. A diferencia de las CF, estas tienen una forma más rectangular y son mucho más pequeñas. Fueron lanzadas en el año 1999 y se caracterizan por sus velocidades y amplio rango de capacidades (desde 16MB hasta 2TB). Este tipo de tarjeta de memoria se divide en varios subtipos según sus capacidades (SDSC, SDHC, SDXC) y tamaños (miniSD, microSD). Veamos cada uno:

Secure Digital Standard Capacity (SD o SDSC)

Estas son las originales SD, con una capacidad “estándar” de hasta 2GB. Actualmente no son muy utilizadas.

Secure Digital High Capacity (SDHC)

Estas tarjetas tienen capacidades por encima de 2GB hasta 32GB. Surgieron luego de las clásicas SD, en el año 2001.

Secure Digital Extended Capacity (SDXC)

Este formato de “capacidad extendida” nació en 2009 y tiene capacidades superiores a 32GB, llegando incluso hasta 2TB. Son tarjetas muy avanzadas.

Tarjetas miniSD y microSD

Las tarjetas SD clásicas, independientemente de sus capacidades, miden 24mm de ancho, 32mm de alto y 2,1mm de grosor. No obstante, también existen versiones más pequeñas: miniSD y microSD. Las miniSD miden 20mm de ancho, 21,5mm de alto y 1,4mm de grosor, mientras que las microSD miden 11mm de ancho, 15mm de alto y 1mm de grosor.

tarjeta de memoria

Es importante destacar que el tamaño no tiene que ver con la capacidad. En otras palabras, las tarjetas miniSD y microSD pueden venir en cualquiera de los tipos mencionados anteriormente (SDSC, SDHC, SDXC). Sin embargo, no son muy comunes en cámaras digitales, aunque puedes utilizarlas con un adaptador SD.

Además de las capacidades y tamaños, las tarjetas SD se dividen en clases. Las clases tienen que ver con la velocidad de la tarjeta de memoria. Por los momentos no tocaremos este tema sino que lo dejaremos para más adelante.

Memory Stick (MS)

tarjeta de memoria memory stick

Este formato fue creado por Sony en 1998 y es utilizado únicamente en cámaras de esta marca. Las MS son similares a las SD en cuanto a capacidad y velocidad. Por otra parte, al igual que en el caso anterior, existen varios tipos de tarjetas Memory Stick. El primer modelo era rectangular, similar a una lámina de chicle, y ofrecía una capacidad máxima de 128MB únicamente. No obstante, la familia MS es bastante variada en cuanto a forma y capacidades.

Los subtipos dentro de este formato incluyen el Memory Stick PRO Duo (MSPD) y Memory Stick PRO-HG Duo. Ambos son más pequeños que la versión original, asemejándose un poco a las tarjetas SD. Igualmente, ofrecen capacidades hasta 32GB. Por su lado, la Memory Stick XC va mucho más allá, con una capacidad máxima de hasta 2TB. La Sony α58, por ejemplo, es compatible con cualquiera de estos tipos de tarjeta MS.

XQD

tarjeta de memoria

Este tipo de tarjeta de memoria fue creado en el 2011 y ofrece capacidades extendidas (teóricamente, hasta por encima de 2TB) y velocidades altísimas. Son utilizadas en algunos equipos Sony y Nikon. Actualmente, entre las cámaras compatibles están la Nikon D4, Nikon D4s, Nikon D5 y Nikon D500, además de videocámaras Sony de las series XDCAM y XDCAM EX.

SxS

tarjeta de memoria sxs

Las tarjetas SxS son dispositivos creados por Sony para cámaras de video profesionales de la línea XDCAM EX. Dentro de este tipo de tarjetas está una versión más rápida, la SxS PRO+, creada para grabar en 4K.

P2

tarjeta de memoria p2

El formato P2 fue creado por Panasonic en el año 2004 y es utilizado en cámaras de video de esta marca. Ofrece capacidades entre 4GB y 64GB.

Información adicional sobre los tipos de tarjeta de memoria

  • La mayoría de las cámaras digitales en el mercado es compatible con tarjetas SD (ya sean SDSC, SDHC o SDXC). Luego de las SD, las tarjetas más comunes son las CF pero, obviamente, dependiendo de la marca y el modelo de la cámara, pueden utilizarse otros tipos. De hecho, algunos equipos incluyen más de una ranura para dispositivos de almacenamiento de formatos distintos. Por ejemplo, la Canon EOS 5D Mark IV cuenta con una ranura para SD y otra para CF, así como la Sony α58 admite SD además de MS.
  • Una cámara que utilice tarjetas SDXC perfectamente acepta tarjetas inferiores (SDHC y SDSC), al igual que los equipos que admiten SDHC pueden funcionar con SDSC. Sin embargo, una cámara compatible con tarjetas hasta SDHC no puede trabajar con SDXC.
  • Cuando pienses en la capacidad de tu tarjeta de memoria ideal, no olvides revisar cuál es el máximo que permite tu cámara. Nadie quiere gastar dinero en algo que no servirá de nada. 🙁

2. Velocidad

Esta característica es, quizás, la más importante que debes considerar sobre una tarjeta de memoria (sí, más que la capacidad). Cuando hablamos de este factor hay que saber diferenciar la velocidad de escritura y la velocidad de lectura. Por un lado, la velocidad de escritura se refiere a qué tan rápido se graban los archivos en la tarjeta. Mientras más veloz, más disparos puedes hacer en poco tiempo. Por otro lado, la velocidad de lectura tiene que ver con el tiempo que tarda la tarjeta en pasar fotos y videos a tu computadora.

Las tarjetas de memoria se clasifican en distintos grupos según la velocidad. Asimismo, el sistema de clasificación depende del tipo de tarjeta. ¿Recuerdas que más arriba mencionamos que las tarjetas SD se dividen en clases? Pues, cada clase tiene que ver con la velocidad mínima de transferencia de la tarjeta, siendo la clase más alta la más rápida. No obstante, otros tipos de tarjeta señalan la velocidad de manera diferente.

Dejando un poco de lado el tema de las clases, la velocidad máxima, tanto la de escritura como la de lectura, viene indicada en megabytes por segundo (MB/s). Sin embargo, algunas marcas la expresan en números X (de los cuales hablaremos más adelante). Usualmente, la velocidad de escritura es más lenta que la de lectura, pero pueden ser números bastante cercanos. Es vital que revises con cuidado este detalle, especialmente si te interesa grabar video y/o fotografiar ráfagas.

Clases en tarjetas de memoria SD

Como bien acabamos de mencionar, las clases en los dispositivos SD indican la velocidad mínima de la tarjeta. La información de la clase está asociada al desempeño durante las grabaciones de video. Con esto, la clase define los usos que puedes darle a la tarjeta de memoria según lo mínimo que es capaz de hacer. Es por ello que esta característica facilita el proceso de tomar una decisión.

De acuerdo con la SD Association, hay dos tipos de clases: clases de velocidad y clases de velocidad UHS. Ambos son independientes entre sí. En el primer caso, hablamos de clases 2, 4, 6 y 10, que denotan el rendimiento en video en equipos convencionales. En el segundo caso, las clases son U1 o U3. Aunado a esto último, debes considerar el bus (interfaz) que utiliza la tarjeta, que puede ser UHS-I o UHS-II, siendo el segundo el más rápido.

La velocidad UHS (Ultra High Speed) está disponible tanto en SDHC como en SDXD y determina el rendimiento en cámaras con capacidades de video profesionales (Full HD, 4K). Obviamente, para escoger una tarjeta tienes que verificar que el bus sea compatible con tu cámara, ya que habrá algunas que utilicen UHS-I y otras UHS-II. Todos estos datos aparecen especificados en los equipos.

Las tarjetas UHS pueden utilizarse incluso en cámaras que no trabajan con este sistema. Sin embargo, es preferible que compres dispositivos que sean 100% compatibles con tu equipo. ¿Por qué? Porque gastar dinero extra en una tarjeta súper rápida no tiene sentido si tu cámara no está hecha para aprovechar todo el potencial de un bus UHS-I o UHS-II.

Hasta ahora sabemos qué clases hay pero no hemos visto qué significa cada una. Además, entre tantos términos es muy fácil confundirnos. Por esta razón, vamos a mostrarte esta tabla que resume las velocidades mínimas según la clase de la tarjeta y los usos que puedes darle a cada una:

tarjeta de memoria

Supongamos que estás buscando una tarjeta para grabar video 4K con tu réflex, que además trabaja con el bus UHS-I. La opción ideal será una SDXC con gran capacidad, clase 10, U3, UHS-I. ¿Cómo saber que la tarjeta de memoria cumple con todo eso? Fíjate en los íconos que aparecen en ella. Mira la siguiente imagen:

características tarjeta de memoria

La clase viene indicada con una C casi cerrada y un número (2, 4, 6 o 10) dentro de ella. La velocidad UHS viene dada por una U con el 1 o el 3 dentro de ella. El tipo de bus UHS está determinado por un I o un II, aunque algunos fabricantes lo indican como UHS-1 o UHS-2. Adicional a esto, la tarjeta muestra la velocidad máxima de lectura (95 MB/s en este caso) al lado del tipo de tarjeta (SDXC en la imagen). Por supuesto, el dato más evidente es la capacidad.

Números X

Algunos fabricantes, como Lexar, prefieren utilizar un indicador de velocidad distinto al de los megabytes por segundo: los números X. Este sistema (conocido como commercial x rating en inglés) viene de la antigua manera de medir el rendimiento en los CD-ROM, en los que la velocidad estándar era de 150 KB/s. Así, la X significa, precisamente, 150 KB/s. Para conocer el valor en MB/s deberás seguir la siguiente fórmula:

R= K * 150 KB/s

Donde R será el valor en MB/s y K es el número X.

Por ejemplo, una tarjeta marcada con una velocidad de 133x, es lo mismo que una con una velocidad de 20 MB/s (133 × 150 KB/s = 19.950 KB/s ≈ 20 MB/s).

¿Qué necesitas?

Después de haber hablado de los tipos de tarjetas y sus velocidades, solo queda preguntarte ¿qué necesito realmente? Antes que nada, tal como dijimos al inicio del post, debes revisar qué tarjetas acepta tu cámara. Con esto bien claro ya puedes ponerte creativo. 😉

tarjeta de memoria

jasleen_kaur – Flickr

Dado que las tarjetas SD son las más utilizadas en cámaras digitales (sean bridge, réflex o sin espejo), vamos a hacer énfasis en ellas.

Si eres principiante y/o no estás interesado en fotografiar en RAW, una tarjeta SDHC clase 2, 4 o 6 de 2-8GB es más que suficiente. Tu mayor interés estará en la capacidad de la tarjeta. Ahora, la cosa cambia cuando quieres grabar video, fotografiar ráfagas y/o trabajar en RAW. En cualquiera de estos tres casos, necesitarás una tarjeta con bastante capacidad (SDHC o SDXC) y lo suficientemente rápida como para procesar todos esos datos en poco tiempo. Dicho esto, opta por tarjetas clase 6 o superiores. Una clase 10 puede satisfacer todas tus necesidades dependiendo del nivel en el que estés. Si debes grabar video en Full HD, quizás una clase 10 U1 sea tu mejor opción.

En cuanto al bus UHS, en teoría, puedes utilizar una tarjeta de memoria UHS-II en una cámara que admita UHS-I. El detalle aquí es que no estarías aprovechando todo el potencial de la tarjeta si tu equipo no comparte el mismo bus. Dicho con otras palabras, sería un gasto innecesario. Pasa exactamente lo mismo que mencionábamos más arriba sobre utilizar tarjetas UHS en equipos que no incluyan esa característica.

¿Una tarjeta de memoria con gran capacidad o varias de menor capacidad?

Seguramente te has preguntado esto alguna vez, ¿no? Pues, algunos fotógrafos se sienten cómodos con una tarjeta de muchísima capacidad donde puedan almacenar un montón de archivos. Sin embargo, hay quienes recomiendan tener varias tarjetas para organizar mejor su trabajo. Esto es especialmente útil si acostumbras a hacer sesiones de fotos o si tienes que separar tu lado profesional y tu lado personal en la fotografía. Además, de esta manera evitarás malos ratos si una de las tarjetas se daña, porque así no perderás todo lo que tienes.

tarjeta de memoria

Paul Hudson – Flickr

3. Marcas de tarjetas de memoria

Luego de haber entendido qué cosas hay que considerar sobre las tarjetas de memoria, debes escoger una buena marca. En este mundo siempre es mejor que pienses en un fabricante reconocido y compres un producto de buena calidad. No olvides que, a veces, por querer ahorrar un poco de dinero tomamos ciertas decisiones que eventualmente nos traerán problemas.

Ahora bien, para ayudarte a elegir la mejor tarjeta para ti, vamos a comparar algunas pertenecientes a las marcas más importantes (SanDisk, Lexar, Kingston, Transcend, PNY, Samsung, Sony) según su velocidad.

Tarjetas SD/SDSC (capacidad de 2GB o menos)

Si tu prioridad es almacenar unas cuantas fotos y quieres una tarjeta de memoria económica y de poca capacidad, una simple SD puede ser justo lo que buscas. Lo que sí debes tomar en cuenta es que en dispositivos tan sencillos normalmente no hay clases de velocidad, por lo que quizás no tengas una idea clara de qué tan rápido se procesan los datos. Eso sin mencionar que son más lentas (para muestra: Kingston tiene una tarjeta SD de 2GB con una velocidad de lectura de 5MB/s y 1.5MB/s de escritura).

Sin embargo, hay líneas de tarjetas SD un poco más avanzadas en las que sí aparece la clase o la velocidad en números x. SanDisk ofrece tarjetas SD de 2GB clase 2 con muy buenos reviews en internet. Asimismo, PNY tiene la Optima 2GB clase 4. Por su parte, Lexar, en su serie Lexar Professional, ofrece tarjetas de 2GB con una velocidad de 133x (20MB/s). Transcend también tiene un modelo más económico con las mismas características, aunque su velocidad de escritura es muchísimo más lenta que la de lectura.

Tarjetas SDHC (capacidad entre 4GB y 32GB) y SDXC (capacidad de 64GB o más)

Las tarjetas SDHC y SDXC tienen mayor variedad que las SD estándar en cuanto a velocidades y, por supuesto, capacidades. Todas las marcas que mencionamos antes tienen excelentes opciones de capacidades moderadas y extendidas con buenas velocidades en cualquiera de las clases “convencionales” (2, 4, 6, 10). Sin embargo, si tu prioridad es la velocidad, seguro buscarás dispositivos UHS-I o UHS-II y clases U1 o U3. Por eso, vamos a hablar de las tarjetas más rápidas que ofrece cada fabricante.

Para satisfacer todas tus necesidades fotográficas, SanDisk tiene las líneas Extreme PRO UHS-I U3 (con capacidades entre 32GB y 512GB) y Extreme PRO UHS-II U3 (con capacidades entre 32GB y 128GB). En el primer caso, las tarjetas tienen velocidades de lectura de hasta 95 MB/s y velocidades de escritura de hasta 90 MB/s. En el segundo caso, las velocidades de lectura son de hasta 300 MB/s y las de escritura son de hasta 260 MB/s. Cabe destacar que un punto muy fuerte para SanDisk es su software RescuePRO Deluxe para recuperar archivos perdidos.

tarjeta de memoria

Por otro lado, la serie Lexar Professional incluye tarjetas UHS-II U3 con velocidades de lectura de hasta 1000x (150 MB/s). No obstante, esta línea tiene una mayor oferta de capacidades (entre 16GB y 256GB) que la serie UHS-II de SanDisk. En adición a esto, Lexar tiene una versión más rápida de 2000x (300 MB/s, al igual que SanDisk) disponible en capacidades entre 32GB y 128GB.

Transcend y Sony también tienen una buena oferta de tarjetas SDHC y SDXC UHS-II, aunque son un poco más lentas. Las tarjetas Transcend más rápidas tienen velocidades de lectura de hasta 285 MB/s y velocidades de escritura de hasta 180 MB/s, disponibles en 32GB y 64GB. Sony ofrece su serie SF-M de tarjetas UHS-II, con velocidades de 260 MB/s (lectura) y 100 MB/s (escritura) y capacidades entre 32GB y 128GB.

Kingston, por su parte, no ofrece tarjetas UHS-II actualmente. Las opciones más rápidas que tiene la marca son las tarjetas UHS-I U3 en capacidades entre 32GB y 256GB, con una velocidad de lectura de 90 MB/s y una velocidad de escritura de 80 MB/s. A pesar de que son dispositivos veloces, no están al nivel de los de marcas anteriores.

PNY tampoco produce dispositivos UHS-II por los momentos. Sin embargo, ofrece tarjetas UHS-I U3 con una velocidad de lectura de hasta 95 MB/s (aunque su velocidad de escritura es más lenta que la de las Kingston) en capacidades entre 32GB y 512GB.

Por último, Samsung ofrece su línea más avanzada de tarjetas SDHC y SDXC hasta la actualidad: Samsung PRO Plus. Estas tarjetas son clase U3, con un bus UHS-I y vienen en capacidades entre 32GB y 128GB. Igualmente, tienen una velocidad de lectura de 95 MB/s y una velocidad de escritura de 90 MB/s. Estos modelos son algunos de los mejores posicionados en internet con respecto a otras marcas. No obstante, Samsung aún no trabaja con tarjetas UHS-II como sí lo hacen SanDisk, Lexar, Transcend y Sony.

tarjeta de memoria

Después de haber visto todos estos números, podríamos concluir que las tarjetas más rápidas en el mercado actual son las SanDisk y las Lexar, por lo que estas marcas llevan una buena ventaja entre los fotógrafos y videógrafos profesionales. Ambas firmas tienen mucha trayectoria y reconocimiento en todo el mundo, por lo que son muy buenas opciones a considerar.

Nuevamente, recuerda que antes de escoger una tarjeta de memoria debes determinar qué necesitas realmente, qué dispositivos acepta tu cámara y cuánto dinero tienes pensado gastar.

Para finalizar…

El universo de las tarjetas de memoria es extenso y muy complejo pero, sin duda, es necesario conocerlo. Esta fue solo una guía para ayudarte a entender lo más importante sobre este tema y qué opciones puedes encontrar en el mercado. Ahora te toca sentarte un rato a pensar con cuidado en lo que de verdad te hace falta antes de comprar tu próxima tarjeta de memoria.

Como última recomendación, no olvides que los reviews en páginas web están llenos de información valiosa que puede servirte para elegir la candidata ideal para ti. Ah, y recuerda: ¡no todo está en la capacidad de la tarjeta! 😉

Y tú, ¿ya sabes qué tarjeta de memoria necesitas?

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

La información contenida en esta página no es oficial ni ha sido verificada. Para detalles técnicos, información oficial y datos actualizados, por favor visite la página web de la marca/fabricante correspondiente.

Comentarios