Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El uso del flash puede ser duramente criticado por algunos fotógrafos y, al mismo tiempo, ser muy necesario para otros. La verdad es que la decisión de emplear este accesorio depende únicamente de lo que sea conveniente para tu fotografía. Utilizarlo o prescindir de él no influye en la calidad de tu imagen; desde lo básico es perfectamente posible crear buenos trabajos. Sin embargo, una fuente de luz extra (o varias) podría significar un gran aporte para el resultado final. Por eso, en este artículo presentaremos algunas situaciones en las que puedes usar un flash para mejorar tus proyectos.

¿Por qué usar flash?

Como bien dijimos, recurrir a él sería una pequeña (aunque no tan pequeña) contribución para optimizar tus fotografías. Un flash ayudará a mejorar la iluminación y les dará vida a esos espacios oscuros que no puedes alumbrar al momento de capturar la foto. Incluso de día y en exteriores, un flash de relleno puede salvar tu trabajo de las sombras.

Si ya has probado el flash integrado de tu cámara seguramente te habrás dado cuenta de que te trae más limitaciones que beneficios cuando lo que quieres es experimentar con la iluminación. ¿Exactamente qué trabas tienen? La principal es la imposibilidad de dirigir la luz hacia varios lados. Los flashes incluidos en las cámaras producen un brillo muy duro que siempre está frente al sujeto u objeto. La ubicación no solo elimina las posibilidades de jugar con la luz sino que da pie para que aparezcan ojos rojos en la fotografía. Además de esto, muchas cámaras no tienen una función para graduar la intensidad del destello. Básicamente, el flash integrado es un dolor de cabeza para muchos usuarios.

usar un flash

© martinak15 – Flickr

Por suerte para ti, si estás buscando fuentes de luz externas, en el mercado hay numerosas opciones que puedes considerar. Existen varios tipos de flashes: de estudio, de mano, para macro, entre otros. Un flash externo lo podrás aprovechar mejor y de diversas maneras. Hay de muchas marcas y muchos precios con características diferentes para que encuentres uno que se ajuste a ti y a tu bolsillo. El que escojas dependerá, como siempre, de lo que quieras hacer y hacia dónde quieras llegar como fotógrafo.

Por esta última razón, es importante que te preguntes a ti mismo si verdaderamente necesitas un flash externo. Tomando en cuenta cómo trabajas, ¿te hace falta uno? ¿Por qué? Si vas a invertir en accesorios, tienen que ser unos a los que realmente les saques provecho. No tiene sentido gastar dinero en un equipo grande si no lo utilizas.

Aprender a manipular la luz

Una vez que tengas tu flash, tómate un buen tiempo para probarlo y conocer a más profundidad sus especificaciones y todas las formas que tienes de colocarlo para crear efectos distintos en las fotografías. Siempre resultará mejor experimentar con él para acostumbrarte a su uso y dominarlo antes de lanzarte de una vez a fotografiar con él, sobre todo si jamás has usado flash. Suena lógico pero es muy común comprar un accesorio nuevo y no examinarlo detalladamente por la emoción de tenerlo en tus manos. ¿No te ha pasado?

usar un flash

© James Yu – Flickr

¿En qué situaciones puedes usar un flash?  

Hemos llegado al meollo del asunto: ¿cuándo puedes aprovechar un flash? La verdad es que con este accesorio la vida se hace más simple porque tienes la posibilidad de capturar una fotografía perfectamente iluminada, además de tener disponibles varias opciones para hacer realidad un proyecto más creativo.

Exteriores de día

Aunque parezca extraño al principio, los flashes externos sí ayudan a complementar la exposición en tus fotografías hechas en exteriores durante el día. Si por la hora la dirección de la luz solar provoca sombras no deseadas en tu sujeto/objeto, puedes encender esos espacios oscuros con este accesorio. Aplica igual si quieres una buena exposición y hay una luz pobre, como la de una tarde muy nublada, por ejemplo.

Cuando trabajas en exteriores seguramente utilizas únicamente lo que te brinda el ambiente y mides la luz calibrando las funciones de tu cámara. Sin embargo, muchas veces te ves en la obligación de usar un ISO elevado y esto da lugar para el ruido en tu fotografía.

Otro problema que puede surgir en estos casos es que puedes tener partes bien iluminadas dentro del cuadro, algunas quemadas y otras subexpuestas. Con un flash te evitas estos inconvenientes para distribuir adecuadamente la luz y crear un trabajo bien equilibrado.

Hay horas en las que el sol despide una luz muy dura que crea sombras fuertes que podrían restarle atractivo a tu fotografía, sobre todo si se trata de un retrato. El uso del flash te permite crear una iluminación un poco más suave y sin tanto contraste que moleste al espectador.

usar un flash

© Axel Naud – Flickr

Prueba el flash configurando un ISO bajo y también alto para determinar qué funciona más adecuadamente. Para obtener mejores resultados usa rebotadores para conducir las luces a donde te importa.

Contraluz

Los flashes también ayudan a aclarar tu motivo de interés cuando la fuente principal de luz está detrás de él. Si alguna vez has intentado hacer un retrato de alguien cuando el sol está de espaldas a él, habrás notado lo frustrante que puede ser decidir entre tener un fondo bien iluminado y el sujeto a oscuras o el sujeto bien iluminado y el fondo sobreexpuesto.

Si tu intención es que tanto el modelo como lo que está detrás aparezca claro, mide la luz en el cielo o fondo para que salga iluminado correctamente y con un flash alumbras a la persona. ¡Listo! Así conseguirás una buena exposición en tu fotografía.

usar un flash

© RebeccaVC1 – Flickr

Iluminar partes específicas

Así como puedes usar un flash para dotar de luz el espacio lo más que puedas, también puedes aprovecharlo para iluminar partes determinadas del sujeto o motivo, dejando el resto del cuadro en la penumbra.

usar un flash

© Dominique Pelletier – Flickr

Usa una apertura pequeña que no deje entrar mucha luz (más de f/6, por ejemplo), o bien, puedes jugar con los valores del ISO y los tiempos de exposición para que tu imagen resulte oscura y puedas emplear un flash para resaltar un punto específico del cuadro. Así podrás presentar un trabajo atrayente y cargado de drama.

Fotografía de alimentos

Los flashes son tus mejores amigos para crear fotografías que le hagan agua la boca a tu audiencia. Usando uno (o varios) puedes mostrar texturas y resaltar los colores de la comida que estés fotografiando a tal punto en que, a través de la vista, podrán saborear el platillo. ¿No te ha pasado con las publicidades de restaurantes? Con un manejo adecuado de los recursos, tú también puedes lograr ese efecto en otros.

Si bien puedes usar una ventana como fuente de luz, para obtener un mejor resultado debes complementar la iluminación usando flashes colocados en puntos estratégicos para “encender” aspectos interesantes del alimento. Juega con la posición del flash y utiliza difusores para obtener una luz más suave.

usar un flash

© Dominique Pelletier – Flickr

Estos consejitos aplican también para la fotografía de productos. Con un flash externo podrás destacar partes claves del producto y lo harás lucir más atractivo. Cuando la iluminación está bien trabajada, el producto se ve más limpio, más caro, más bonito. Con esta opción solo puedes aportar y aportar cualidades a tus imágenes.

usar un flash

© Héctor Esteban Menéndez – Flickr

Retratos nocturnos

Para crear fotos más interesantes de noche, utiliza un flash externo para iluminar al sujeto mientras el resto de la escena se alimenta de las propiedades de la noche. Además de un flash puedes incluir una fuente de luz continua como una linterna o reflector que dote de brillo algunas partes del cuadro. Esto funciona tan bien en interiores como en exteriores.

usar un flash

© *Layums – Flickr

Si estás en un cuarto cerrado, complementa la luz del lugar apuntando el flash hacia el techo para que la luz rebote y caiga sobre el espacio de manera uniforme y suave.

usar un flash

© Tim Sackton – Flickr

Tip: Si quieres hacer retratos nocturnos en interiores, enciende las luces de las habitaciones contiguas al lugar en el que estás para contribuir a la iluminación de tu fotografía. Por muy sutil que pueda ser el aporte, igualmente  saldrás beneficiado.

Macro

Más arriba mencionamos que hay flashes pensados específicamente para la macrofotografía. Pues sí, la verdad es que a veces cuando capturamos pequeños insectos o flores, la iluminación es bastante limitada, sobre todo si tomamos en cuenta que muy posiblemente estarás trabajando con una apertura pequeña (para conseguir profundidad de campo) y un tiempo de exposición muy corto (para capturar tu motivo desde lo seguro en caso de que se mueva). Por esta razón, si quieres obtener fotografías impresionantes debes invertir en un buen flash macro.

Recuerda que los flashes generan más volumen en los objetos que estás fotografiando y, por supuesto, en la fotografía macro esto no puede faltar. Con este accesorio resaltarás todas las características y pequeños detalles de tus motivos.

usar un flash

© gbohne – Flickr

Fotografiar humo

Las fotografías de humo son asombrosas, pero capturarlas no es sencillo. Es una práctica que implica mucho ensayo y error. No obstante, lo único que necesitarás es un fondo oscuro, una cámara y un flash.

Para fotografiar humo debes colocar el flash externo entre el fondo oscuro y la fuente de humo, apuntando en diagonal hacia ella. Puedes configurar una apertura entre f/8 y f/16 aproximadamente, pero es cuestión de que experimentes. Utiliza un ISO bajo y juega con la exposición para resaltar el humo pero sin sobreexponerlo porque así se perdería información de la imagen.

usar un flash

© William Warby – Flickr

Para finalizar…

Estos son solo algunos de los usos que puedes darle a un flash externo. Como habrás notado, este es un accesorio que no podría decepcionarte pero, como con cualquier otra cosa, para aprovecharlo debes practicar y dominarlo, solo así crearás fotografías cada vez más increíbles.

Las posibilidades con un flash son infinitas. ¡Inténtalo! 🙂

¿Te animas a usar un flash?

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

La información contenida en esta página no es oficial ni ha sido verificada. Para detalles técnicos, información oficial y datos actualizados, por favor visite la página web de la marca/fabricante correspondiente.

Comentarios