El retrato familiar se puede identificar como un género complejo. No se trata solo de un retrato promedio ni de una foto grupal común. El lazo, el parecido, la personalidad de la familia, su esencia debe quedar reflejada en ese instante.

Existen muchos tipos de familias. Las hay con solo una madre, con solo un padre, homoparentales, con muchos niños, con pocos, etc. Todos esos detalles que hacen a una familia única son lo que le agrega al retrato familiar su encanto.

Usualmente se cometen errores comunes a la hora de fotografiar a una familia. Los nexos entre cada uno de ellos pueden complicar la sesión y herir algunas sensibilidades. Sin embargo, aquí encontrarás lo que necesitas para salir airoso de un retrato familiar. Ya sea una familia ajena o tu propia familia -delicada responsabilidad- podrás manejar la situación sin problemas.

El retrato familiar: trascendencia

En palabras de Roland Barthes, el retrato familiar goza de una trascendencia e importancia inigualables. La familia, ahora como núcleo de la sociedad, encontró el medio de constatarse en la fotografía.

En la época de los siglos XVII y XVIII para las familias de clase media ya era complicado permitirse un retrato familiar en pintura. Ni hablar para la clase baja. El retrato familiar en un cuadro era un privilegio del cual solo unos pocos gozaban, personas que pertenecían a la nobleza.

A parte de estos problemas económicos y de los prohibitivos precios que impedían que la mayoría de las familias tuviesen una representación pictórica surgió otro aspecto. La familia, como grupo, se vio exaltada en el siglo XX. El sentimiento familiar cobró suma popularidad e importancia nunca antes vista.

La familia se convirtió en orgullo y en fundamento de la sociedad. En la primera mitad del siglo XX, el retrato familiar se vio demandado de una manera sin precedentes. Esto, y los avances de la fotografía, lo convirtieron en un objeto común en los hogares de los estratos más variados.

Las fotos familiares siempre inspiran curiosidad donde sea que se encuentren. Siempre se espera encontrar en ellas los secretos más íntimos de las familias o aquella imagen de quienes se muestran ser como grupo. El retrato familiar es un registro invaluable de historia y memorias. Es un tesoro compartido en momentos íntimos con otros familiares a con aquellos que aspiran ser parte de la familia.

el retrato familiar

Randen Pederson – Flickr.com

Consejos para un buen retrato familiar: aspectos técnicos

Las fotografías nos permiten retener una serie de episodios significativos en la historia de cada familia. Esta evidencia da fe a las historias que cruzan nuestros antepasados. El retrato familiar puede rememorar momentos felices y dichosos o perdidas lamentables. Sin embargo, todo eso es parte del crecimiento e historia de cada familia. Tener un soporte para revivir esa historia es lo maravilloso que ofrece la fotografía.

En los retratos familiares suelen siempre haber personas de muchas edades. Desde niños pequeños hasta personas de la tercera edad. Pueden haber diferencias en el color de piel, tamaño, etc. Debido a ellos las consideraciones técnicas son fundamentales, para que cada uno tenga protagonismo en la foto y la familia funcione como grupo.

Aquí algunos consejos técnicos para lograr un retrato familiar de calidad:

Cuida la iluminación

La iluminación es un aspecto del cual no se puede escapar. Es un elemento importante en todas las fotografías de todos los géneros. Sin luz no hay foto, básicamente, y con una mala luz no habrán lindos recuerdos familiares.

Una de las recomendaciones es usar en locaciones interiores el flash rebotado. Otra es que si estás a contraluz o el fondo es muy luminoso en comparación con el resto del recinto, usa el flash. El uso del flash permitirá contrarrestar la luminosidad del fondo y la foto no se quemará.

Recuerda las horas doradas para tomar fotografías. Puedes planear el día familiar para hacerlas muy temprano en la mañana o cerca del atardecer. Si puedes solo cuadrar horas como el mediodía busca un lugar con buena sombra. La luz muy fuerte del sol puede hacer que las personas cierren los ojos y si la sombra es muy oscura no se verán. Ten en cuentas estas consideraciones para ubicar un punto medio.

Utiliza la apertura adecuada

En la toma de retratos, de cualquier tipo, se aconseja utilizar la apertura más grande posible -es decir, la f más pequeña-. En este caso es recomendable no abrir tanto el diafragma, con un f/8 estaría bien. Si usas una apertura amplia cuida que todos los miembros estén en el mismo plano para que todos salgan enfocados. Si la familia resulta ser un grupo muy numeroso, es mejor usar una apertura pequeña -una f mayor-.

Todo está en el encuadre

No se deben olvidar todos los elementos y reglas de la composición en estos casos. Cada elemento, color, juguete, etc., que salga en la foto va a ser un foco de atención y dirá algo de la familia. Hay que cuidar no cortar cabezas, brazos ni pies y distribuirlos de una manera armónica en el espacio.

el retrato familiar

antony cowle – Flickr.com

La esencia familiar

Existen otros aspectos muy importantes en cuanto a identidad familiar. Son aspectos que ayudarán a transmitir la dinámica del grupo y el lazo que los une.

Cuida el vestuario

Puede sonar superficial o algo irrelevante, pero no lo es. La ropa juega un papel protagonista por varias razones. Lo mejor para este tipo de fotos es que la familia se vista con ropa de estilo clásico y minimalista. No por ser aburridos, sino porque garantiza la atemporalidad de la foto, a menos que se desee hacer una foto temática.

No es necesario que todos vistan el mismo color y tono. Los colores parecidos o de la misma gama, como los pasteles, son una buena opción. Pueden usar distintos tonos de azul, pero evitando los extremos de un azul cielo a un azul índigo.

No se trata solo del color sino también del estilo. Deben ponerse de acuerdo en cuanto a si usarán ropa casual o formal. También los estampados y rayas no son una buena opción ya que desvían la atención de las personas.

Crea el ambiente perfecto

En este tipo de sesiones lo importante es que la familia disfrute. Así estarán cómodos y relajados y esa buena disposición se mostrará en las fotos. Si hay niños puedes plantear la sesión como un juego. Haz que reaccionen naturalmente, cuenta un chiste para que rían de manera espontánea y así.

La esencia familiar

Se comentaba al inicio del post la importancia del retrato familiar. La trascendencia de los recuerdos plasmados en cada fotografía desde su invento. También lo fundamental de capturar no solo a la familia como grupo sino su dinámica y personalidad.

Lo relevante en este caso no es que todos miren fijamente a la cámara. Es que se muestren tal cual son. Que la cámara capte pequeños detalles de cariño, espontaneidad y comodidad. Típicos aspectos de personas que se conocen, se quieren y se estiman.

Sé flexible

Probablemente la idea de la sesión esté plateada para el fotógrafo, como buen profesional que se prepara para hacer su trabajo. Sin embargo, no es conveniente apegarse a esa visión previa de la sesión, se debe ser flexible. Tampoco se pueden dejar pasar por alto aquellos momentos no planeados, ya que en ellos puede estar la mayor muestra de cariño o espontaneidad .

No es recomendable cerrarse a sugerencias o a consejos de los familiares, después de todo, son ellos los que se conocen desde hace años. Hay que estar muy atento a cada aspecto y detalle, gesto, conversación, etc., ya que eso puede ofrecer ideas para fotografiar y lograr un producto único. También se debe estar atento a todo lo que suceda para evaluar el ánimo y disposición de todos lo miembros de la familia. Si uno está molesto, irritado o incómodo se notará en la foto.

el retrato familiar

Kat Grigg – Flickr.com

El retrato familiar

Lo importante en este tipo especial de retrato es que la familia pase un buen rato y que obtengan un recuerdo memorable como grupo. Un recuerdo que le enseñarán a las próximas generaciones cargado de anécdotas placenteras de un encuentro en familia.

Sé paciente y atento a todos los aspectos. Lleva ideas sobre cómo fotografiarlos y habla con ellos con antelación. Así se logrará un retrato digno de apreciar como familia.

 

 

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

Comentarios