Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Rating
94%Nota Final
Características95%
Calidad93%
Precio94%

En un mundo tan competitivo como el de las cámaras fotográficas, muchas pasan desapercibidas en el mercado y ese es el caso de la Nikon D80, una cámara funcional, que combina las características de sus predecesoras en un diseño que resulta bastante interesante si eres un fotógrafo profesional o estás comenzando en el arte de la fotografía. Esta Nikon debería ser protagonista gracias a las prestaciones que ofrece, sin embargo, ha quedado en las vitrinas por causas que aun desconocemos y por ello le dedicamos este análisis, para así conocer a fondo qué nos ofrece.

La Nikon D80, de entrada, no presenta ninguna novedad ni característica que busque revolucionar o cambiar algún paradigma del mercado, pero su llegada es más que importante, pues representó en su momento la evolución de los equipos de Nikon a una nueva generación, basados en un moderno diseño, actualizaciones en el aspecto técnico que la ponían a la par de sus competidoras y un rejuvenecimiento de Nikon en el mercado de cámaras fotográficas. Una apuesta algo arriesgada si se toma en cuenta que sacrificaron innovación por continuidad, pero con una relación precio-valor, de las más interesantes en el mercado.

Nikon D80: Análisis a fondo

Primera actualización: display

Para poder identificar las novedades de la Nikon D80 en frente de sus predecesoras, hay que comenzar a comparararlas con tales, al fin de notar que la pantalla está más grande de lo habitual. Es así, han decido incorporar una nueva pantalla más grande, alcanzando las 2 pulgadas y media de tamaño y más de 200 mil píxeles de resolución, capaces de mostrar de forma muy nítida las fotografías que estamos tomando al instante. Para poder incorporar una pantalla tan grande sin afectar su tamaño general, la marca ha tomado la decisión de quitar la ranura que permitía la utilización de memorias SD CompactFlash, presentes en otros modelos y que puede ser una limitante para algunos usuarios, necesitados de la comodidad y espacio que brindan estas unidades de memoria externa.

Sin SD CompactFlash

Pero ello no significa que han eliminado del todo la utilización de las SD, sino su sustitución por una ranura SD convencional, más pequeña que las CompactFlash y que sin duda será muy útil al ya no contar con la antigua ranura. Esta oportunidad combinada con diseño del menú, que permite la utilización optima de la pantalla, representan uno de los aspectos más relevantes de esta cámara. La dedicación que le pusieron al diseño del display, la organización de las funcionalidades, las opciones del menú y su disposición clara y amigable, la hacen una de las más sencillas de manejar y puedes estar seguro de que no desaprovecharás ninguna de sus opciones del menú.

Pero no todo depende de la pantalla en esta cámara, es por ello que también han añadido un nuevo visor réflex que, aprovechando el espacio extra que proporciona el nuevo diseño de la cámara, es mucho más grande que otros visores que hemos visto en modelos anteriores, esto facilita mucho la utilización de esta herramienta y le hace contrapeso al único lastre que le hemos conseguido en este apartado, un dial muy pequeño que hace que la utilización de la pantalla, cuando se quiere tomar una fotografía rápida, sea una tarea cuesta arriba para el usuario, aunque en algunos lugares del menú se pueden seleccionar opciones que permiten mitigar este defecto.

Nikon D80: Análisis a fondo

La metamorfosis D80

Cómo ya lo mencionamos anteriormente, la Nikon D80 no está en el mercado para ocupar titulares, pero no hace falta ser un experto en la materia para notar que ha sufrido una importante metamorfosis en comparación a las cámaras de la misma línea, ya que ahora la cámara se presenta con un diseño más ergonómico, sencillo de utilizar y que la hace ser más parecida a la serie D200 que a su verdadera predecesora del mercado. Una cámara más pequeña. Liviana y versátil, detalles que algunos usuarios agradecerán, más cuando se enteren que se ha incluido un soporte vertical para ayudar a su utilización, como un accesorio adicional a este modelo, una combinación ganadora.

Te debes estar preguntando que otros detalles hacen la diferencia en la D80, ya que no todo puede ser el tamaño o el peso, es por eso que se han suavizado las esquinas, con el fin de proporcionarle un aspecto mas avanzado y moderno, dando la sensación de estar frente a una cámara compacta, un cambio que permite que su empuñadura sea mas sencilla, y así poder manejar de forma más segura la rueda frontal que han incorporado en este modelo, en conjunto con un nuevo botón que permite funciones personalizables según tus necesidades, ubicado en la parte frontal de la cámara y que permite al usuario ingresar en un menú emergente con las opciones que previamente haya configurado.

Nikon D80: Análisis a fondo

En el campo

Apartando lo estético, es hora de entrar en la materia que más nos interesa, su rendimiento en el campo. Nikon ha decidido que fuese la Nikon D80 la encargada de dar inicio a la generación de cámaras refléx para usuarios no profesionales que presenten un sensor de 10 megapixeles. Esta apuesta fue algo arriesgada, pues para aprovechar por completo esta resolución tan alta, en una cámara no profesional, fue necesario incorporar un CCD ligeramente superior al de las cámaras más avanzadas de esta misma gama, algo que se nos presenta como paradójico ya que la discrepancia en la velocidad de disparo es diferente al de las cámaras más avanzadas, pero seguimos hablando de una cámara no profesional.

El número mágico

Si de sensibilidad se trata, el número mágico es 3200 ISO, esto gracias a la incorporación del nuevo sensor que hemos mencionado anteriormente y que permite que Nikon se mantenga fiel a su formato DX, todo esto hace que se pueda aprovechar una cadencia de 3 fotogramas por segundo. Pero si quieres saber que es lo que más nos ha llamado la atención, entonces debemos revisar su impresionante modalidad de ráfaga, que nos regala 23 imágenes continuas en JPEG, característica muy útil en nuestra opinión y algo muy poco común de ver en la actualidad.

Ya tomando algunas fotografías de muestra, podemos observar que la exposición a la luz se puede ajustar de forma más sencilla en la Nikon D80, algo que es lógico cuando recordamos que tiene un nuevo y potente sensor incorporado, que ayuda también a ajustar el balance de blancos, ya sea de forma manual o automático (solo si se utiliza con luz natural). Los niveles de ruido, evidentes en las fotografías, también se han reducido bastante, detalle que notamos cuando comparamos las fotografías con otras tomadas en modelos que tienen una resolución menor a los 10 megapixeles.

Una cámara aceptable

Al principio de este análisis mencionábamos que la Nikon D80 había quedado en las sombras y esto es debido a que en el segmento de mercado en el cual ha decidido incursionar la marca, la competencia es feroz y es por ello que la característica principal que permite seducir a los compradores, que comúnmente solo son aficionados al mundo de la fotografía, es el precio más allá de las opciones y prestaciones. Es por ello que esta cámara debería destacar, pues su precio es bastante atractivo tomando en cuenta que tiene prestaciones que nada tienen que envidiar a las cámaras profesionales, pero con las novedades dirigidas a un mercado más acostumbrado a las cámaras compactas, como por ejemplo, herramientas que permiten editar la imagen de manera sencilla desde el menú.

Los de Nikon han incorporado filtros, comunes en otros modelos similares, como el ya conocido blanco y negro o cálido, pero este último presenta una interesante opción para usuarios que quieren un acabado más profesional y es la oportunidad de poder jugar un poco con el balance de colores de la fotografía, así como mejorar los niveles de la imagen con respecto a la iluminación, contraste y la eliminación de alguna parte de la imagen previa selección de la misma. Detalles pequeños pero que ayudan al fotógrafo aficionado a familiarizarse con funcionalidades más complejas y profesionales.

Todo esto nos hace concluir que la Nikon D80 es una buena herramienta de trabajo para aquellos que aún no son profesionales. Es una cámara que sin duda es un éxito en lo que se refiere a diseño y prestaciones, algunas superiores a lo que se podría esperar de ella. Sus funciones representan el equilibrio perfecto entre lo aficionado y lo profesional y por ende es una sucesora digna de la gama.

Precio y Disponibilidad

La D80 se encuentra disponible actualmente, su precio ronda los $1300 USD, todo depende del inventario y movimiento del modelo en el país de venta. Para información en tu zona, puedes ver los siguientes enlaces:

Amazon USAAmazon EspañaAmazon UKAmazon MéxicoAmazon ItaliaAmazon AlemaniaAmazon Francia

 

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

La información contenida en esta página no es oficial ni ha sido verificada. Para detalles técnicos, información oficial y datos actualizados, por favor visite la página web de la marca/fabricante correspondiente.

Comentarios