Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Todos sabemos que una cámara increíble no sirve de mucho si no sabemos cómo componer un encuadre. Ahora, lo primero que nos enseñan sobre composición en la fotografía es la famosa regla de los tercios. Sin embargo, esta regla es solo el primer nivel en la búsqueda de una composición interesante. Para crear una imagen llamativa puedes utilizar muchos otros recursos como el color, patrones, llenar el cuadro, etc. En este artículo exploraremos una de las mejores vías para conseguir una fotografía que se robe la atención de todos: la geometría.

¿Por qué utilizar la geometría en la composición fotográfica?

La geometría es una herramienta infalible para crear una imagen atractiva. A través de ella podemos crear movimiento, profundidad y, simplemente, fijamos puntos de interés para que el espectador dirija su mirada directamente hacia ellos. También es una forma más avanzada de componer, pues en vez de pensar en los clásicos puntos fuertes de la regla de los tercios, debes pensar en triángulos, cuadrados, círculos y líneas. A veces hasta puedes combinar varias figuras en un único encuadre. Al mismo tiempo, puedes fusionar todas estas cosas con la regla de los tercios. La idea es saber cómo utilizar distintas técnicas para crear algo único a partir de ellas.

geometría

Rising Damp – Flickr

Puede que al principio te cueste un poco componer basándote en formas geométricas y líneas, pero es algo que se practica. Al final del día, todo se trata de entrenar tu ojo para saber reconocer dónde hay líneas y figuras interesantes o cómo “construirlas” con los elementos que tienes alrededor. Entonces, para llegar alto solo tienes que practicar, aprender del trabajo de otros fotógrafos y, claro, ¡practicar! 😉

A continuación veremos algunas maneras de utilizar la geometría dentro de la composición fotográfica. Daremos algunos detalles sobre el uso de polígonos (triángulos, rectángulos, cuadrados, etc.) círculos y líneas para crear una imagen llamativa.

1. Polígonos

Triángulos

geometría

David Santaolalla – Flickr

Los triángulos resultan súper atractivos para el espectador y son excelentes para crear profundidad y equilibrio en la fotografía. Además, son figuras muy fáciles de ver al momento de componer. De hecho, los triángulos son, probablemente, las formas geométricas más sencillas de reconocer y utilizar en la fotografía. Incluso, puede que los hayas utilizado un montón de veces antes sin darte cuenta.

Un triángulo puede estar en cualquier parte. Claro, es infrecuente ver uno perfecto y completamente evidente en tu entorno pero sí es bastante común ver triángulos “sugeridos”. Piénsalo: tres puntos fuertes ordenados en distintos niveles fácilmente crean líneas virtuales para formar un triángulo. También puede haber triángulos sugeridos en edificios, objetos, grupos de personas e incluso en retratos (dependiendo de la pose del sujeto, obviamente). De igual forma, los triángulos pueden ser planos (como cuando fotografiamos un objeto triangular de frente) o pueden usarse para crear profundidad en una composición más compleja.

En una sola foto puedes tener uno o más triángulos. Eso ya depende de lo que tú quieras hacer con cada toma. Sin embargo, los tipos de composiciones más comunes son de triángulo simple y de doble triángulo. Echa un vistazo a estos ejemplos de cada uno:

geometría

Composición de triángulo simple
Gael Varoquaux – Flickr

geometría

Composición de doble triángulo
George Alexander Ishida Newman – Flickr

Tip: los ojos de una persona son poderosos. La dirección de la mirada crea instantáneamente una línea virtual que puedes aprovechar para crear una figura o establecer un “camino” para que el espectador recorra la imagen.

geometría

Adam Jones – Flickr

La dirección de la mirada es un factor al que debes prestarle mucha atención. Si quieres leer más sobre el poder de este “pequeño” detalle, no te pierdas este post sobre la ley de la mirada.

Cuadrados

Los cuadrados también son muy buenas herramientas para crear estabilidad en una composición. Además, son geniales para enmarcar y crear puntos fuertes de interés. ¡Aprovéchalos!

geometría

Carlos ZGZ – Flickr

Nota: Si bien estamos hablando de utilizar cuadrados en la composición, nunca está de más recordar que el formato cuadrado es una maravilla por el simple hecho de que con él es más sencillo conseguir una composición equilibrada. Si quieres leer más sobre el formato cuadrado, pasa por aquí. 😉

Rectángulos

Componer utilizando rectángulos es bastante parecido a trabajar con la regla de los tercios. Básicamente, aquí estarás viendo el cuadro dividido en bloques rectangulares. Entendiendo la imagen de esta manera, podrás crear secciones de color y/o textura, y podrás determinar cuál es el mejor lugar para colocar a tu sujeto o elemento de interés.

geometría

zeevveez – Flickr

Otras figuras

Los polígonos más utilizados y fáciles de ver son los tres que hemos visto hasta ahora. No obstante, si tu ojo está lo suficientemente entrenado, seguramente serás capaz de ver figuras más complejas. Atrévete a experimentar con otras formas. Utilízalas, sobre todo, para enmarcar.

Acá puedes ver algunos ejemplos:

geometría

andoni beristain – Flickr

geometría

Vinoth Chandar – Flickr

2. Círculos

Los círculos también son grandiosos para enmarcar al sujeto/motivo principal de una fotografía. De hecho, este es, quizás, el mayor uso que se les da a estas figuras dentro de una composición fotográfica. ¿Por qué? Porque es algo que no acostumbramos a ver en un mundo dominado por líneas rectas.

Puedes incluir uno o más círculos en una sola imagen, y puedes decidir si los incluyes total o parcialmente. Un semicírculo puede ser muy útil para crear movimiento en una foto, por ejemplo.

Mira de qué formas puedes utilizar círculos en tus composiciones:

geometría

Thomas Leuthard – Flickr

geometría

Caspar Diederik – Flickr

geometría

fusion-of-horizons – Flickr

3. Líneas

Las líneas son importantísimas en una composición porque fijan una dirección clara en la foto. Así, con ellas puedes establecer una manera de “leer” la imagen. También sirven para añadir profundidad y/o movimiento en una captura.

¡Ojo! Recuerda que cuando trabajamos con líneas debemos tener mucho cuidado con la orientación de la cámara.

Veamos algunas maneras de incorporar líneas en una foto:

Líneas rectas

Dependiendo de cómo las uses, pueden ayudarte a conformar un cuadro bastante equilibrado. Por ejemplo, puedes utilizar líneas paralelas para presentar una composición ordenada y placentera a la vista (dado el caso, también puedes jugar con la simetría).

geometría

Perriscope – Flickr

Aparte de las líneas paralelas, que sin duda son perfectas para generar estabilidad, también puedes experimentar con líneas convergentes. Al fijar un punto de fuga para dos o más líneas, crearás un grandísimo foco de interés en tu imagen que se robará la atención del espectador al instante. Este es el mejor recurso que tienes para conducir la mirada de la audiencia hacia donde tú quieras.

geometría

John Bastoen – Flickr

Por su parte, las líneas inclinadas son ideales para romper con la estabilidad de un formato rectangular o cuadrado. Además, son geniales para crear dinamismo. ¡Atrévete a utilizarlas!

Mission Bicycle Company - Flickr

Mission Bicycle Company – Flickr

Nota: ¡No olvides el poder de la mirada en los retratos! La dirección de la mirada crea una línea recta en el cuadro que, aunque invisible, es imposible de ignorar.

Líneas curvas

No todas las líneas son rectas, ¿cierto? La geometría también nos regala líneas curvas que son perfectas para crear una poderosa sensación de movimiento.

Las líneas curvas, al igual que las rectas, son súper efectivas para llevar la atención hacia un punto específico dentro de la imagen, solo que le agregan un poquito más de diversión al asunto. Al mismo tiempo, son tus mejores aliadas para generar dinamismo en un escenario simple.

geometría

gautsch. – Flickr

Para finalizar…

La geometría es una herramienta grandiosa para elevar tus composiciones fotográficas a un nuevo nivel. Como mencionamos más arriba, puede que al principio resulte complicado pensar en figuras y líneas pero, al igual que con cualquier otra cosa, todo se logra con práctica.

Lo más importante de todo: no te quedes con lo básico. Recuerda que tienes toda la libertad de experimentar con varias técnicas de composición para crear una imagen única. ¡Diviértete! 🙂

¡Atrévete a utilizar la geometría en tus composiciones!

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

La información contenida en esta página no es oficial ni ha sido verificada. Para detalles técnicos, información oficial y datos actualizados, por favor visite la página web de la marca/fabricante correspondiente.

Comentarios