Fotografiar paisajes no es tan sencillo como parece. Cuadrar una escena de mucho verdor no es el único paso necesario. Capturar la verdadera esencia de la naturaleza es el reto.

Desde verdes colinas y montañas hasta blancos parajes cubiertos de nieve requieren de algunas técnicas. Fotografiar paisajes puede ser una profesión en sí. Es un arte que te lleva a la conexión con la naturaleza, con lo puro y sin retocar del mundo.

Aunque parezca sencillo y todos lo encuadres parezcan similares, existen otras maneras. Decide probar cosas diferentes y no escojas los típicos encuadres de montañas centradas. Descubre las técnicas que te pueden ayudar a fotografiar paisajes con un estilo único.

fotografiar paisajes

Malcolm Carlaw – Flickr.com

FOTOGRAFIAR PAISAJES: PRIMEROS PASOS

Para iniciar tu carrera fotografiando paisajes, debes empezar por las cosas más simples. Como por ejemplo:

Sencillez sobre todo: las composiciones fotográficas minimalistas o sencillas suelen ser las mejores. Mientras menos elementos tenga la imagen más fácil será centrar la atención en lo que deseas. Por ello, debes eliminar todos aquellos elementos que no agreguen nada al cuadro y que no ayudan a comunicar tu visión de la escena. Cualquier cosa que le quite esencia al encuadre simplemente está de más.

Usa el “foreground” a tu beneficio: el uso de los elementos visuales del primer plano o foreground va a depender de su importancia dentro de tu composición. Como se mencionó antes, si no son importantes no permites que dominen tu escena. Puedes tratar de manejarlos e integrarlos a la escena a una distancia intermedia entre la cámara y el fondo. Por el contrario, si son de interés, puedes hacer otras cosas para que predominen en la escena. Por ejemplo: acércate a ellos para fotografiarlos o usa un lente amplio, como un gran angular.

 

No te olvides del cielo: debes recordar que lo que está sobre el paisaje también es importante. En el caso de los paisajes naturales, el cielo juega un papel fundamental en la escena. Al fotografiar paisajes, el cielo contribuye a establecer la atmósfera de la foto. Por supuesto, no quiere decir que tiene que salir todo el cielo, Dependiendo de tu idea y escena, el cielo estará en mayor o menor medida y jugará un papel diferente.

TU MEJOR AMIGA: LA NATURALEZA

The golden hour y la blue hour: la hora dorada y la hora azul son los términos utilizados para esas maravillosas horas antes y después de la salida del sol. Si deseas dedicarte a fotografiar paisajes, o cualquier otra cosa, esto es de conocimiento obligatorio. Estas horas son las mejores para tomar cualquier tipo de fotografía, en especial éstas. Esto se debe a que ofrecen una luz de muy alta calidad, suave y de colores pasteles. Todos los elementos que mejoraran el aspecto de tu escena.

 No te preocupes por el clima: a la hora de la verdad, cualquier clima es bueno para fotografiar. Olvídate de que los días nublados o lluviosos no son buenos para fotografiar. Cuando se trata de fotografiar paisajes, los días nublados ofrecen una luz suave. Esta delicada luz permite un contraste y una gama de colores que bajo una luz solar fuerte no serían posibles. Además, antes, durante y después de una tormenta, el cielo ofrece una serie de cambios únicos para incluirlos en tu composición.

fotografiar paisajes

Stirling Council – John McPake – Flickr.com

TÉCNICAS, TÉCNICAS

Considera el ángulo de captura: para este tipo de fotografías, ten en cuenta que la altura de la cámara con respecto al horizonte influye bastante en la composición. Del punto de vista dependerá la importancia de cada uno de los elementos en tu encuadre. Si escoges un punto de vista bajo añadirás fuerza compositiva a los elementos del primer plano. Por otro lado, un punto de vista alto otorga balance a la escena y abre el espacio entre los diferentes campos visuales.

Disparador remoto. Tu mejor amigo: este es un gran dato que facilitará las cosas a la hora de fotografiar paisajes. Si quieres tener éxito con estas fotos y lograr una de alta calidad y bien definidas, debes evitar la vibración de la cámara y/o el trípode. Para evitar que la cámara vibre, lo mejor es utilizar el disparador remoto. Te permitirá cuadrar tu escena con mucha mayor libertad y lograr la foto que deseas.

HERRAMIENTAS Y ORDEN

Investiga y planifica: realizar una investigación previa del lugar a fotografiar y planificar tu día de fotos no es nunca una mala idea. La preparación previa a la toma de una foto, a veces, es más importante que la fotografía en sí. En la fotografía paisajista esto podría ser la diferencia entre una buena foto y otra no tan buena. Otras cosas como conocer el lugar, la hora, la altura, el clima, marea, viento,  fuente de luz, etc., son datos que pueden beneficiar o cambiar por completo tu idea. Son cosas que debes tener en cuenta y conocer muy bien para adaptarte y beneficiarte de las condiciones. Recuerda que el más mínimo de los elementos puede cambiar tu idea o visión creativa sobre tus fotos.

Nada de obsesiones: no te obsesiones con tu equipo. Siempre es bueno pensar bien qué tipo de equipo comprarás para tu trabajo. Sin embargo, el equipo no siempre define la calidad de las fotos. Si eres un fotógrafo novel, un equipo muy sofisticado podría jugarte en contra. Si conoces tu técnica y los que deseas sabrás resolver con cualquier buen equipo. Es mejor invertir en lentes u objetivos de calidad o en viajes a lugares dignos de fotografiar que en cámaras muy costosas y complicadas.

Protege tu equipo: este es un aspecto clave a la hora de fotografiar paisajes. Elementos como el clima, el viento, la humedad, polvo, arena, agua, entre otros, pueden afectar tu equipo. Si decides hacer fotografías en ríos, cascadas o zonas costeras, asegúrate de proteger tu equipo del agua, de la sal de mar, etc. En casos complicados, si tu trípode es golpeado por un fuerte viento u ola, tu cámara puede voltearse y caer al agua. Nunca desatiendas tu equipo y lo dejes solo sobre el trípode. Lleva paños para secar tu equipo y pañitos de microfibra para limpiar tus lentes.

fotografiar paisajes

Dan Grogan – Flickr.com

AVENTURA

Explora nuevos horizontes: experimenta y visita nuevos lugares de interés fotográfico. Atrévete también a hacer cosas diferentes. Recompone, usa la regla de los tercios, cambia de posición, cambia de horizontal a vertical. Para mejorar tu trabajo prueba cosas nuevas, sal de tu zona de confort, utiliza nuevas técnicas, esos cambios pueden sorprenderte y mejorar tus fotos.

Grupos: aproximadamente el 90 % de las personas que se inician en el arte de la fotografía lo hacen solas. Nunca es tarde para unirte a un grupo de fotografía o a un grupo de amigos fotógrafos. Esta es, sin lugar a dudas, la manera más rápida de aprender. Así puedes conocer más sobre cómo lo hacen los demás y de cómo lo puedes hacer tu. Además, puedes compartir tu trabajo y tu pasión.

FOTOGRAFIAR PAISAJES

Ahora solo queda que investigues, leas y armes el equipo necesario para aventurarte a fotografiar paisajes. Anímate a conocer más de la naturaleza y a darle un enfoque diferente. Juega con los encuadres, busca los detalles, contrastes únicos de colores y todo lo nuevo.

A pesar de que las montañas parezcan ser todas iguales y verdes y que los ríos parezcan correr de la misma manera, no te limites. Puedes darle un cambio de 360° a un paisaje común solo por cambiar el ángulo o por fotografiarlo en la hora azul.

Busca el equipo que domines mejor, planea tus fotos, reúnete con amigos y comparte tu idea. Explora nuevos lugares, no tienen que ser lejanos y exóticos. La belleza de la naturaleza encierra muchas opciones. Te puede sorprender lo que un cambio de luz o de ángulo puede aportar a una simple cascada. Nuevas técnicas también pueden ayudarte a descubrir diferentes caras de un mismo lugar. En el arte de la fotografía los límites los pones tu.

fotografiar paisajes

Malcolm Carlaw – Flickr.com

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

Comentarios