Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Fotografía analógica. Muchos escuchan este término y pensarán que es una técnica novedosa o algo vintage para darle un toque especial a las fotografías. Lo cierto es que, hace algún tiempo, esta era la única manera de hacer fotografía. De hecho, fue la primera manera de aproximarse al centenario arte de la fotografía.

Con la llegada de la fotografía digital, todos los procesos analógicos -no digitales- de revelado cayeron en el olvido. Esa realidad de comprar rollos de cámaras, tener un límite inferior a 50 fotos por rollo y tener que luego entregar el rollo en una tienda de revelado para ver las fotos, quedó en el pasado.

Hoy en día existe un infinito número de cámaras digitales en el mercado que permite ver la foto justo después de capturada. Puedes “revelarlas” en tu computadora y editarlas, cortarlas a tu gusto. La fotografía se volvió más personal, sencilla e independiente.

Sin embargo, existen amantes de estas técnicas analógicas que luchan por hacer perdurar su uso. La calidad que le ofrece a las fotografías es única. ¿Quién no ha visto en su familia una de esas fotos amarillentas de sus abuelos? Si bien pueden estar un poco descoloridas, el material se mantiene en buenas condiciones, considerando el tiempo que tienen.

La durabilidad de las fotografías es uno de los temas por los cuáles estos fervientes amantes de la fotografía analógica pelean su uso. Es una durabilidad no conseguida con los materiales hoy en día.

Ya seas amante de la fotografía digital o analógica aquí podrás conocer más sobre la última. Podrás conocer, de hecho, los orígenes de la fotografía actual.

fotografía analógica

Almusaiti – Flickr.com

Fotografía analógica: orígenes

Debido a que en los tiempos del nacimiento de la fotografía, hace más de un siglo, no existía la tecnología de hoy en día, algunos conceptos básicos eran fundamentales. El conocimiento de las propiedades básicas de la luz era esencial, ya que no habían cámaras con balances de blancos o ISO.

Los fotógrafos de aquellos días debían manejar ciencias complejas para trabajar en la fotografía analógica. Esto se debe a que los orígenes de este tipo de fotografía están también basados en los descubrimientos químicos y físicos de esas décadas.

Como principiantes o expertos en la fotografía que podemos ser, conocemos el afán de capturar los momentos en un soporte físico y perdurable. En esa época esa posibilidad era casi magia y llevó al desarrollo de la fotografía analógica y la digital que conocemos hoy en día.

De la mano de las ciencias mencionadas, junto con el conocimiento del comportamiento de la luz se iniciaron diversas investigaciones. Dichas investigaciones trataban sobre los materiales fotosensibles, motor que movió uno de los inventos más importantes y significativos del siglo XIX.

Ahora conoceremos todos los químicos involucrados en la producción fotográfica de antaño. Dichos procesos involucraban la manipulación de materiales altamente tóxicos, por lo que no muchas personas se aventuraban a emplearlos.

Pero antes veamos más definidamente qué es la fotografía analógica

Fotografía analógica: concepto

Antes de adentrarnos en procesos lumínico-físico-químicos, aclaremos qué es la fotografía analógica. En resumidas cuentas, la fotografía analógica es la fotografía en la cual tienen lugar procesos químicos. Esto incluyen el uso de emulsiones fotosensibles y diversos productos para fijar la imagen en el soporte -como el papel fotográfico, etc.-.

La manera más sencilla de verla es que es toda aquella fotografía que no es digital. En realidad, la denominación de analógico está usada incorrectamente, según el diccionario.

La idea de conceptualizar parte de la fotografía como analógica surge con la llegada de la fotografía digital. Así sería más fácil diferenciar estos dos procesos que difieren en algunos de sus métodos y técnicas, solo para obtener el mismo producto: una foto.

Cuando nos referimos a la fotografía analógica en realidad hablamos de la fotografía química o argéntica. 

fotografía analógica

Luci Correia – Flickr.com

Fotografía química (analógica)

Antes de avanzar a explicar cualquier concepto químico, este tipo de fotografía es toda aquella producto de un proceso en el cual los elementos químicos son indispensables. Sencillo. Además, dichos procesos químicos se dan en diversos niveles, desde los carretes o rollos hasta su revelado.

La fotografía química es también conocida como argéntica. Esto se debe a las sales de plata con las que los soportes de las imágenes eran emulsionados, convirtiéndose en fotosensibles.

Para que la emulsión funcionara, reaccionara, debía ser expuesta a la luz de la escena que se deseaba capturar. Luego de ello, estos soportes no podía, y no pueden, ser re expuestos a la luz, ni siquiera antes de la foto. Si son expuestos se velan y estropean la foto.

Desde sus comienzos este tipo de fotografía ha sufrido una constante evolución. Desde emulsiones que garanticen perdurabilidad y no se desvanezcan hasta procesos que aceleren el tiempo de exposición, que podía ser de hasta una hora. Un panorama nada atractivo para los modelos.

Distintas soluciones fueron probadas, como las sales de plata, el cloruro de plata o el nitrato de plata. La fotografía química más usada en aquella que se sirve de carretes de película que se exponen a la luz con cámaras de foto analógicas. Los carretes se revelan y sus imágenes son positivadas y ampliadas sobre el papel fotográfico.

La caída de la fotografía analógica

Como ya mencionamos, la llegada de la fotografía digital dejo en desuso la fotografía analógica. Corrientes como la Lomografía la han traído de vuelta y popularizado, incluso la han convertido en algo de moda.

Todo el proceso químico y de cuidado de este tipo de fotografía sigue siendo sumamente atractivo para aquellos amantes de la fotografía tradicional. Hoy en día todos los componentes han sido mejorados y resultan mucho menos tóxicos y dañinos para las personas.

Los soportes han sido optimizados reduciendo el tiempo de exposición al mínimo y garantizando una mejor eficiencia a la hora de trabajar. Esto significa fotografías más duraderas, una mayor cantidad de ellas y una calidad inigualable.

fotografía analógica

July Pastorello – Flickr.com

Del lente al papel

El proceso fotográfico antes de obtener el producto es similar en ambos tipos de fotografía. Este proceso no es más que los pasos a seguir desde que disparamos la cámara hasta que tenemos nuestra imagen.

Obviamente, el proceso fotográfico comienza en el momento en el que tomamos la fotografía. Para tomarla la imagen tuvo que haberse formado, gracias a la luz. Como todos sabemos, sin luz no hay foto. Tanto los objetos como  los sujetos emiten una luz que es captada por la cámara, cuando pulsamos el disparador. Dicha luz entra al cuerpo de la cámara a través del lente u objetivo.

La cantidad de luz que entra la controla el diafragma, cuya abertura controlamos nosotros.

Luego de que el fotógrafo haya decido la apertura del diafragma y la velocidad del obturador, pulsa el disparador. Esto hace que el obturador se abra y exponga la película a la luz.

La emulsión es la encargada de hacer que la imagen se registre en la película. Esta imagen es producida gracias a la activación de la emulsión por la luz recibida. La imagen se forma por la activación de la emulsión de la película formada por pequeños, minúsculos átomos de plata. Los átomos emulsionados son lo que se conoce hoy como Imagen Latente.

El revelado

En la fotografía objeto de este artículo, para que la imagen deje de ser latente el proceso de revelado en negativo es necesario. Al aplicarle un líquido revelador al carrete ya expuesto y con la imagen latente formada conseguimos un par de cosas.

La transformación de los elementos químicos de la película y su conversión en partículas minúsculas de plata, que posteriormente formarán la imagen. La segunda es que dicha emulsión deje de ser sensible a la luz para que la imagen perdure en el carrete. Para ello, al carrete se le aplica el fijador.

Por si lo desconocían, la imagen formada en la película no es como la que obtenemos al final. Ésta se forma en negativo. Esto significa que las partes del carrete que han sido expuestas variarán en tonos blancos y negros según el tono real del objeto y la luz que emita.

Las partes no expuestas quedan transparentes. Para que los tonos de la imagen sean los reales, ésta debe ser sometida al proceso de positivado y de ampliación, como mencionamos antes. Luego de esto, obtienes tu foto a full color.

Este proceso puede parecer largo y tedioso. Además la cantidad de materiales requeridos es grande. Sin mencionar que se necesita un espacio adecuado exclusivamente para este trabajo, sigue teniendo un atractivo único.

Ya sea que prefieras editar con computadora o que quieras probar estas técnicas tradicionales, existen muchas opciones para ti. Experimenta e investiga y sumérgete en el mundo de la fotografía.

fotografía analógica

Catherine Ortega – Flickr.com

 

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

La información contenida en esta página no es oficial ni ha sido verificada. Para detalles técnicos, información oficial y datos actualizados, por favor visite la página web de la marca/fabricante correspondiente.

Comentarios