Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Entre todo el equipo que puede ayudarte a conseguir mejores resultados en tus fotografías están los objetivos 50mm. Aquí en 3lentes ya hemos mencionado algunos accesorios básicos que todo fotógrafo debería tener. Sin embargo, en esa pequeña lista no hablamos de lo útiles que son estos objetivos para cualquier área dentro de la fotografía. Pues sí, la verdad es que un 50mm no solo es ideal para los retratos sino que tiene un montón de beneficios que puedes aprovechar. Por algo son tan populares, ¿no lo crees? Dicho esto, en este artículo te daremos 7 razones para comprar un 50mm.

1. Pequeño y ligero

Lo primero que hay que decir de un 50mm es que es súper cómodo de llevar a todas partes. Es una opción maravillosa para cualquier situación y no cuesta ni un poquito cargarlo en tu bolso. ¡Es pequeño y no pesa nada! Por supuesto que eso está relacionado con la característica de ser un lente de distancia focal fija. ¿Por qué? Lógicamente, al estar conformado por menos elementos en su interior, se quita un enorme peso de encima. Esto es, sin duda, una ventaja en comparación a los objetivos zoom, que incluyen muchas más partes en sus diseños.

50mm

© Alex Holyoake – Flickr

Los lentes más complejos son mucho más pesados y pueden volverse muy tediosos de llevar de un sitio a otro. En cambio, un 50mm es más liviano. También, con esta opción puedes darles un descanso a tu muñeca y a tu brazo al momento de hacer fotos porque es mucho más sencillo de manejar. Además, por ser tan pequeños son más discretos, así que son ideales cuando no quieres llamar la atención.

2. Rápido

Por si no lo sabías, en fotografía, cuando hablamos de lentes “rápidos” nos referimos a aquellos que tienen una apertura máxima muy amplia porque así, ya que el diafragma deja pasar la mayor cantidad de luz posible, tenemos la libertad de usar velocidades de obturación más rápidas. Esto te abrirá las puertas para congelar movimiento incluso en lugares oscuros.

Los 50mm permiten muchísima entrada de luz. Esta es otra gran ventaja frente a los objetivos zoom con aperturas más limitadas. Mientras un lente básico 18-55mm tiene una apertura máxima de f/4.5 a los 55mm, un 50mm clásico te ofrece una apertura de, al menos, f/1.8 (este es el número f más común en estos lentes, pero fácilmente puedes conseguir aperturas más grandes). ¿Imaginas la diferencia entre trabajar con f/4.5 y f/1.8? ¡Es una locura! La luminosidad de estos lentes te permitirá fotografiar en cualquier condición de luz y con tiempos de exposición más cortos. Como siempre, no olvides que en la fotografía la luz es tu mejor aliado. 😉

50mm

© Dave Beckerman – Flickr

3. Mayor calidad de imagen

En general, los lentes 50mm capturan imágenes de altísima calidad con colores hermosos y una nitidez increíble. ¿Por qué? Pues, un objetivo fijo está diseñado para funcionar bien en una sola distancia focal. Así, todo el potencial puede ser aprovechado. Los lentes zoom usualmente producen fotografías de menor calidad porque, al cubrir un rango de focales específico, deben desempeñarse “bien” en todas las distancias focales que abarcan. No obstante, no están hechos para funcionar al 100% sino que se quedan dentro de lo “aceptable”. Igualmente, mientras más amplio sea el rango de distancias que abarquen, menor calidad en cada una.

Al optar por un 50mm fijo, tendrás en tus manos un montón de posibilidades para hacer fotografías de muy buena calidad y muy llamativas. Cuando veas todo el detalle que caracteriza las imágenes hechas con estos objetivos, entenderás mejor a qué nos referimos. Esto, además, viene unido a la intensidad de los colores. De esta forma sentirás todo más vivo en el cuadro. 🙂

50mm

© Takashi .M – Flickr

4. ¡Bokeh!

Un gran atributo de un objetivo 50mm es la posibilidad de crear un bokeh. Con este efecto podrás resaltar a tu sujeto o motivo principal y lo separarás completamente del fondo. En caso de que no lo sepas, el efecto bokeh consiste en desenfocar el fondo para que el sujeto, perfectamente enfocado, llame más la atención.

Como sabrás, las aperturas más grandes admiten más luz pero restan profundidad de campo. Aunque ello pueda perjudicarte en algunos casos, de esto depende la magia del bokeh. Aquí es cuando un 50mm toma un papel importante. Gracias a esta cualidad (y entre otras más), este es el lente ideal para los retratos.

50mm

© Jonathan Kos-Read – Flickr

5. Te impulsa a moverte

Al trabajar con una focal fija no puedes simplemente hacer zoom para llenar el cuadro sino que debes usar tus pies para acercarte. Con un 50mm aprendes a moverte para aprovechar el espacio. De esta manera dejas de lado la pereza y puedes mejorar muchísimo tus fotos. Es una vía segura para entrenar tu ojo y pulir tus habilidades. Además, este objetivo te lleva a pensar más en qué cosas debes hacer para sacarle el máximo provecho a las características de un ambiente.

En síntesis, al obligarte a usar el espacio y pensar más, necesariamente mejorarás tus trabajos. ¡Practica con un 50mm!

6. Versátil

A pesar de ser los favoritos para retratos, como bien hemos venido diciendo, los objetivos 50mm son geniales para prácticamente cualquier situación. Son una opción cómoda para fotografía de calle, macro, fotografía nocturna, fotografía de bodas, fotografía de paisajes, documentalismo, etc.

50mm

© Brian Taylor – Flickr

La verdad es que este tipo de objetivo es llamado por algunos como “lente normal” porque la manera en que los 50mm reproducen los elementos de una escena en la imagen se “parece” más a cómo vemos el mundo a través de nuestros ojos. En teoría, estos lentes no tienen ninguna distorsión y es por eso que son tan útiles para tantas situaciones. Son lo más cercano al ojo humano.

7. Económico

En general, un objetivo 50mm es bastante accesible en comparación a uno con distancia focal variable. La oportunidad de comprar un lente que funcione tan bien para tantos momentos por menos de 300-400 dólares (en la mayoría de los casos) es, sin duda, algo que todo fotógrafo debería aprovechar.

Por supuesto que los lentes de mayor calidad son mucho más caros y pueden pasar los 600 dólares. Esto sin mencionar que mientras más amplia sea la apertura máxima, más costoso será el objetivo. Sin embargo, la calidad de imagen que conseguirás con uno de estos hará que valga la pena cada centavo. ¡Haz la prueba! No te vas a arrepentir.

Para más información de versiones y precios, puedes ingresar a los siguientes enlaces:

Amazon USAAmazon EspañaAmazon UKAmazon MéxicoAmazon ItaliaAmazon AlemaniaAmazon Francia

Para finalizar…

Ya sea para especializarte en un área concreta de la fotografía o porque simplemente quieres experimentar y/o ampliar tu equipo fotográfico, un 50mm es una maravillosa y poderosa opción que todo fotógrafo debe tener. Ten por seguro que llevará tus trabajos a un nuevo nivel y te abrirá camino para probar mejores cosas.

Ligero, cómodo, simple, versátil, de alta calidad y accesible para todos los niveles, un lente “normal” es una herramienta que te salvará en muchas ocasiones. Con él no tendrás problemas nunca.

50mm

© Doo Ho Kim – Flickr

No te dejes engañar por lo pequeños e inofensivos que se ven; estos accesorios son de los más importantes en el amplio y complejo mundo de la fotografía. Que no te extrañe escuchar que hay quienes se sienten inseguros si no lo llevan en su bolso. Una vez que hagas un par de fotos con él, no podrás vivir sin tu 50mm. 😉

¿Qué otras razones para invertir en un 50mm puedes aportar?

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

Comentarios