Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Las tarjetas de memoria son un tema complicado, ¿no lo crees? Para escoger la mejor opción debes tomar en cuenta un montón de detalles (capacidad, velocidad, compatibilidad, etc.). Sin embargo, una vez que la tienes en tus manos debes saber cómo cuidarla para aprovecharla al máximo por mucho tiempo. Si no tienes idea de cómo conservar tus tarjetas, corres el riesgo de dañarlas y/o perder tus archivos. Por eso, en esta ocasión te traemos 8 consejos para conservar tu tarjeta de memoria en buen estado.

Nota: anteriormente, en 3lentes.com dedicamos todo un artículo a las tarjetas de memoria (tipos, compatibilidad con las cámaras, capacidades, velocidades y marcas reconocidas). Si te interesa leer más sobre este tema, pasa por aquí. 🙂

1. Evita borrar fotos una por una directamente desde la cámara

Al borrar fotos y videos desde la cámara, se reduce el tiempo de vida útil de la tarjeta. ¿Por qué? Porque cada vez que la memoria escribe o elimina datos, consume energía hasta que, eventualmente, deja de funcionar bien. Por esta razón, lo mejor es que llenes tu tarjeta de memoria (no necesariamente debes hacerlo al máximo), pases todos tus archivos a la computadora y, posteriormente, formatees la tarjeta. De esta manera, la memoria solo deberá trabajar una vez para borrar un lote de fotos, en vez de estar trabajando constantemente para desecharlas una por una.

Por supuesto que si te quedas sin memoria en medio de una sesión, te verás en la necesidad de borrar un par de fotos para seguir trabajando. No obstante, para tratar de no caer en esta situación, lleva una tarjeta extra en tu bolsillo. Igualmente, piensa cada disparo y evita hacer fotos sin intenciones claras, ya que, de lo contrario, solo harás que tu tarjeta escriba y almacene información que probablemente no te servirá de nada al final.

2. Expulsa la tarjeta correctamente cuando trabajes en tu computadora

mantener tu tarjeta de memoria

www.Pixel.la Free Stock Photos – Flickr

Luego de haber pasado tus fotos y videos a la computadora, debes asegurarte de extraer la memoria adecuadamente. Ni se te ocurra sacar la tarjeta sin antes haber seleccionado la opción “expulsar” (o cualquiera que sea la opción en tu sistema operativo para remover un hardware de manera segura). Si no haces el procedimiento completo, puede que dañes la tarjeta o los archivos dentro de ella.

De más está decir que extraer la tarjeta antes de tiempo también es una pésima idea. Antes de sacar la memoria, espera unos 30 segundos más o menos para cerciorarte de que todo el proceso de mover archivos ha finalizado sin problemas.

3. Formatea la tarjeta en la cámara que vas a utilizar

Para conservar tu tarjeta de memoria en buen estado, lo mejor es que la formatees en la cámara que vayas a utilizar. Así, la tarjeta se ajustará al equipo con el que estés trabajando y evitarás errores en el sistema o daños en archivos previamente guardados. Esto es especialmente importante si estás utilizando la tarjeta de otra persona o si quieres usar una misma tarjeta en varias cámaras.

4. Presta atención a la luz en tu cámara

Cuando la tarjeta está procesando mucha información (como sucede cuando haces disparos en ráfaga, por ejemplo), notarás que se enciende una luz en tu cámara. Esa lucecita es importantísima y debes prestarle mucha atención. Por lo que más quieras, no apagues la cámara ni saques la tarjeta mientras esa luz esté encendida. Si cometes ese error, podrías perjudicar irremediablemente tus fotos. Esto también aplica cuando estés pasando archivos a tu computadora o laptop. ¡Respeta la luz! 😉

5. Ten a la mano varias tarjetas en lugar de una

Las tarjetas de memoria son accesorios indispensables. Por ello, muchos fotógrafos recomiendan que siempre tengas varias a la mano. De esta forma estarás preparado para cualquier eventualidad que surja en un viaje o en una sesión fotográfica. Piénsalo así: si tienes una súper tarjeta de muchísima capacidad en la que almacenas un montón de archivos y repentinamente se daña, perderás todo lo que llevas ahí. En cambio, al distribuir tus fotos en dos o tres tarjetas, si alguna se daña podrás rescatar parte de tus imágenes. Asimismo, con varias tarjetas disponibles no tendrás que borrar fotos en medio de una sesión si te quedas sin espacio; solo tendrás que cambiar la memoria y listo. Además, aparte de mantener tu trabajo seguro, es una manera sencilla de tenerlo todo bien organizado.

tarjeta de memoria

Paul Hudson – Flickr

6. Vigila la batería de tu cámara

Puede que te preguntes por qué este punto es relevante cuando estamos hablando de conservar tu tarjeta de memoria en buen estado. Bien, imagina que tu tarjeta está procesando una serie de fotos que acabas de hacer en ráfaga y de repente… la cámara se apaga inesperadamente. Este episodio no solo es lamentable sino que, además, podría arruinar lo que llevabas almacenado en la tarjeta. Por esa razón es bueno que te fijes en el nivel de energía de tu batería cuando estés fotografiando; así podrás reemplazarla antes de que sea demasiado tarde.

7. Si ocurre algún error, ¡deja de usar la tarjeta!

Al primer accidente o mensaje de error que aparezca, para tu trabajo y deja de usar la tarjeta. Esto te puede pasar en la cámara o en la computadora/laptop. En cualquier caso, deberás respirar profundo y dejar la tarjeta a un lado. Si mantienes la calma y sigues esta norma, quizás rescates tus fotos con algún software de recuperación de archivos. Por el contrario, si ignoras este tipo de problemas y tratas de seguir utilizando la tarjeta como si nada, es probable que ocurra algún desastre mayor y pierdas toda la información. Igualmente, no dudes en comprar una tarjeta nueva cuando la actual está fallando frecuentemente.

tarjeta de memoria

jasleen_kaur – Flickr

8. La mejor forma de conservar tu tarjeta de memoria en buen estado es tratándola con cariño

Pues sí, hace falta mucho cuidado y amor para conservar tu tarjeta de memoria en buen estado. En primer lugar, nunca la dejes descubierta en ningún lado; guárdala en un estuche para protegerla del entorno y no perderla de vista. De esta forma evitarás que la memoria se ensucie o se raye. Toma en cuenta que los pines de las tarjetas son muy sensibles, así que te conviene mantener tu juego de memorias a salvo.

De igual forma, no fuerces tu tarjeta al insertarla en tu cámara o computadora (ni al sacarla). Evita los cambios bruscos de temperatura, el calor excesivo y, por supuesto, el agua y cualquier otro fluido. Siempre debes ser cuidadoso pero, dependiendo del lugar al que vayas, tendrás que ser todavía más cauteloso. De ser necesario, compra un estuche a prueba de agua para conservar tu tarjeta de memoria en buen estado.

Quizás estas cosas suenen demasiado obvias, pero nunca está de más recordar todos estos detallitos.

Para finalizar…

conservar tu tarjeta de memoria

Steven Depolo – Flickr

Las tarjetas de memoria almacenan mucho más que fotos y videos; también guardan tus recuerdos. Por eso es vital que las trates con extremo cuidado y tomes todas las previsiones necesarias para mantenerlas seguras en cualquier contexto.

Una buena tarjeta es una gran inversión que seguramente te traerá muchos beneficios. Sin embargo, para aprovecharla al máximo, es fundamental saber cómo utilizarla y conservarla. 😉

Y tú, ¿tienes en mente otro consejo para mantener tu tarjeta de memoria en buen estado?

------------------

------------------

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr CC by 2.0

Las imágenes con licencia CC de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

La información contenida en esta página no es oficial ni ha sido verificada. Para detalles técnicos, información oficial y datos actualizados, por favor visite la página web de la marca/fabricante correspondiente.

Comentarios