He aquí unos nuevos conceptos para que entiendas mejor al complicado y rico mundo de la fotografía. Es verdad que hay muchos artículos y manuales que puedes encontrar en Internet con todos los conceptos en un mismo post, pero aquí he decidido dividirlo porque considero que cuando estamos aprendiendo acerca de cámaras y técnicas, resulta difícil digerirlo todo de una vez. Esta vez vamos a hablar de lo que es el balance de blancos.

La importancia y funciones del balance de blancos

El balance de blancos (o White Balance) es simplemente un mecanismo de control de los colores RGB dentro de tu cámara fotográfica. Por si no sabes lo que son los colores RGB, se refieren al rojo, verde y azul (Red, Green and Blue); básicamente, este balance permite establecer las temperaturas de la fotografía. Seguramente, incluso tu teléfono móvil tiene una opción para controlar esto y si no, puedes verlo cuando usas programas como Microsoft Power Point, por ejemplo.

Se hace específicamente cuando se desea corregir los colores predominantes y para hacer un poco más blanca a la parte donde haya más brillo y un poco más negra a la parte más oscura. Tiene dos maneras de funcionar en tu cámara: de manera manual y de manera automática, y ambas puedes configurarlas.

¿Cuándo utilizas el balance de blancos? Muy sencillo: a la hora de experimentar con la iluminación artificial, te darás cuenta de que entre los colores RGB existe un tono más presente que los demás. Es aquí cuando tienes la posibilidad de ajustar los colores para determinar la temperatura real de la fotografía; pero el balance de blancos tiene además una función más allá de lo técnico y es el motivo de la fotografía. Dependiendo de la temperatura que le des a la fotografía, puede tener un significado distinto y puede hacer la diferencia cuando de causar emociones en los espectadores se trata.

Cuando decía que probablemente habías visto esto del balance de blancos en tu teléfono celular, es porque generalmente hay unos efectos predeterminados que puedes aplicar a tu fotografía: lo mismo pasa con algunas cámaras digitales. Los efectos predeterminados son:

Tungsteno: es el efecto que elimina los efectos rojizos en las fotografías. Puedes aplicarlo cuando estás en el interior de tu casa o cuando estás rodeado de luces halógenas.

balance de blancos

balance de blancos

© David DugdaleFlickr.com

Soleado: Se utiliza para recuperar el color natural de la escena. Asume que estás recibiendo mucha luz solar, por lo tanto este efecto la corrige.

balance de blancos

© Kevin Long – Flickr.com 

Fluorescente: es el que elimina el tono verde que puede predominar en la fotografía debido a bombillas de neón. Es recomendable que lo utilices si estás en interior y sin utilizar el flash.

balance de blancos

© Pug50 – Flickr.com

Nublado: Así como la fuente de luz extrema bloquea la naturalidad de las fotos, los días apagados y con poco sol también le quitan fuerza a los colores. Este efecto se deshace de los colores opacos dentro de la fotografía.

balance de blancos

© Daniel Oines – Flickr.com

Sombra: Este efecto tiene un parecido al anterior, ya que recupera los colores de una fotografía opaca. Sin embargo, se utiliza lugares donde haya mucha sombra y en zonas donde apenas se presente el sol.

balance de blancos

© Daniel Oines – Flickr.com

Así como me pasó a mí la primera vez, espero que haya sido una revelación el conocer el uso adecuado del balance de blancos. En la próxima parte de los conceptos básicos, estudiaremos el Estado de sensibilidad ISO. Así que pendiente de los posts y ¡Aprendamos juntos!

Seguir leyendo en 3lentes.com →

Licencia de imágenes de Flickr: CC by 2.0 Las imágenes de esta publicación se rigen bajo Creative Commons

Comentarios